La cucaracha

Hemos llegado a los dos meses de encuentros bloggeros ¿Qué me dicen ?  Este, si no me falta la memoria, es el que hace diez. Sigo mirando las visitas que recibe el blog y por las que les estoy muy agradecida.

Hoy quería hablarles de una de las relaciones más difíciles de mi persona con una parte del mundo animal que me repugna de forma casi enfermiza: la cucaracha. Sé que no soy una excepción gracias al consejo de sabias del que ya les he hablado en otras ocasiones. En el mundo de los insectos y en su relación con las mujeres, sobretodo, hay diferentes protagonistas: moscas, arañas, abejas pero  todas coincidimos en el asco que nos da la cucaracha. No importa su origen: alemana, oriental, americana…todas son odiadas por igual. Por cierto, ¿alguien sabe que ha pasado con las negras de toda la vida?

Hace unos años vi a un grupo de “ellas”  en plan excursión de japoneses , paseando animadamente por General Avilés.  Creo que me vieron y que notaron mi antipatía hacía ellas. No obstante ,  no sólo no se apartaron si no que me desafiaron. Tuvieron que pensar: seguid caminando juntas y  ya veréis como la humana se cambia de acera ¡Qué listas son ! Por supuesto que me cambie…

Mientras sólo coincidamos en la calle , por mucho que me desagrade , se escapan a mi control pero , un día, una se atrevió a cruzar la línea roja y lo acabaría pagando con su miserable vida. Ahí estaba. En mi cocina. Casi me dio pena. Sabía que iba a morir y ni siquiera intentó huir. Me armé de valor y le dí un zapatillazo con todas mis fuerzas. Se acabó , pensé. Pues mal pensado. De todas las cucarachas que podían venir de cualquier parte del mundo me tocó la cucaracha zombie ¡ No me lo podía creer ! Estaba intentando huir después del tremendo golpe que le había asestado. Rebusqué en mi interior…donde el valor, a ver si quedaba algo de héroe de película de terror. Y tuve suerte ¡Algo quedaba ! Pensé que si separaba la cabeza del cuerpo…eso tenía que funcionar. No entraré en más detalles. Sepan sólo que dejó de ser una cucaracha muerta viviente ¡Qué alivio !

No crean que me siento orgullosa. Al fin y al cabo no me había hecho nada: no pican, no muerden  , no nada. Bueno…nada  , nada, tampoco. Dan asco pero mucho, muchísimo. Nos leemos la próxima semana. Les espero ¡Gracias!

 

 

Los comentarios están cerrados.

Política y uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación y realizar labores estadísticas. Las cookies permiten que usted tenga una mejor experiencia como usuario y poder ofrecerle contenidos y publicidad de su interés. Si continúa navegando está dando su consentimiento y acepta su uso. Consulte la política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies